Chicago, Lunes, 18 de Diciembre de 2017
Dec.
18
2017

Alcalde pide protección para soñadores

             WASHINGTON.-  Un grupo de 176 alcaldes de todo el país pidió al Congreso que apruebe cuanto antes una ley para otorgar la residencia y abrir un camino a la ciudadanía para los 800,000 jóvenes indocumentados que llegaron al país de niños, conocidos como “soñadores”.
            Los alcaldes, del Partido Demócrata y Republicano, formularon su petición en una misiva enviada tanto a los miembros de la Cámara de Representantes como a los del Senado.
           “Escribimos en nombre de los alcaldes de la nación para exigir que rápidamente aprueben una ley bipartidista que permita a los ‘soñadores’ acceder a la residencia permanente y, con el tiempo, a la ciudadanía estadounidense si cumplen con algunos criterios”, dijeron los alcaldes.
            Los regidores que enviaron la carta pertenecen a la Conferencia de alcaldes de Estados Unidos, una organización no partidista que agrupa a los líderes locales de 1,408 ciudades del país, aquellas con más de 30,000 habitantes.
           Entre los firmantes figuran el alcalde republicano de Aurora (Colorado), Steve Hogan, así como los regidores demócratas de Nueva York y Chicago, Bill de Blasio y Rahm Emanuel, respectivamente.
         El 5 de septiembre, el presidente, Donald Trump, anunció el fin del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), pero dio al Congreso seis meses, hasta el 5 de marzo de 2018, para aclarar la situación de los jóvenes indocumentados que llegaron de niños a Estados Unidos.
         Este mismo domingo, el mandatario envió a los líderes del Congreso su plan de principios para una futura reforma migratoria, que incluye el muro en la frontera con México, agilizar la expulsión de menores centroamericanos, contratar a más agentes y limitar la concesión de visas mediante un sistema de méritos.
            Trump quiere que su plan migratorio sirva como punto de partida para las negociaciones de una futura reforma migratoria y de un acuerdo que proteja a los 800,000 jóvenes indocumentados que, gracias al programa DACA, pudieron frenar su deportación y obtener un permiso de trabajo temporal. (AGENCIAS)