Chicago, Martes, 11 de Diciembre de 2018
Dec.
11
2018

El Monstruo de Denver

             DENVER, Colorado.- Un juez dictó mega sentencia contra Chris Watts conocido como el “monstruo de Denver”.
             La hija mayor del monstruo de Denver, Bella Watts, luchó por su vida mientras él la estaba ahogando y se mordió la lengua varias veces, dijo el fiscal del caso en la audiencia de condena de Chris Watts. El juez de Distrito, Marcelo Kopcow dictó cuatro condenas de cadena perpetua sin derecho a libertad condiciona y más de medio siglo de prisión, según reseña Infobae. 
            Al principio hablaron los padres de la esposa asesinada, Shanann, Frank y Sandra Rzucek. “Usted no sabe lo que es amor, porque si lo supiera no las habría matado”, dijo Frank Rzucek. “Monstruo, usted pensó que iba a salirse con la suya. Las sacó de la casa como si fueran basura. Usted enterró a mi hija Shannan y a Nico [la criatura en su vientre] en una tumba de poca profundidad y luego puso a Bella y a Cece [Celeste] en depósitos de petróleo”.
               Cuando las reportaron como desaparecidas el lunes 13 de agosto en Frederick, Colorado, Watts, de 33 años, habló ante las cámaras y dijo: “Shanann, Bella, Celeste, si están ahí, sólo regresen”. Lo detuvieron la noche del 15 de agosto, y entonces declaró que había matado a su esposa al verla cómo estrangulaba a una de sus hijas después de anunciarle que quería separarse de ella.
              Después se supo que había enterrado el cadáver de Shannan en una tumba poco profunda en los terrenos de la compañía petrolera donde trabajaba, y que lanzó los cuerpos de las niñas en un tanque de combustible. Watts tenía una relación extramatrimonial de menos de dos meses con una compañera de trabajo, Nichol Kessinger, que la mañana del mismo 15 de agosto se presentó a la policía y fue entrevistada por agentes del FBI.
      El 6 de este mes, en un acuerdo con los fiscales, Watts se declaró culpable de nueve cargos: cinco de homicidio en primer grado, uno de terminación ilegal de embarazo, y tres de manipulación de un cadáver. Con ese acuerdo evitó ser condenado a muerte.