Chicago, Sábado, 19 de Agosto de 2017
Aug.
19
2017

El Quehacer de la Palabra

LA CÁBALA DE UNA INEPTA: LA DEMOSTRADA IGNORANCIA

PERIODÍSTICA DE UNA MAESTRA DE PERIODISMO

 

Por Eric Muniz de la Rosa

 

        Una columna, un editorial o una nota que solamente presenta datos abstractos, ideas confusas y datos espurios y hasta declaraciones no corroboradas, no solo es un ejercicio estéril, sino un periodismo absurdo. Simplemente no es periodismo.

 

    Aparentar practicar un periodismo denunciando a la corrupción sin nombrar nombres, sin comprobar lo dicho y sin investigar y entrevistar a los denunciados o a los involucrados, disfrazándose de periodista audaz y atrevido, retando al régimen o a funcionarios supuestamente corruptos tampoco es periodismo.

 

        Mencionar los nombres de tal o cual personaje que vive ilegalmente del erario, pero sin entrevistar al ente, o sin obtener sus declaraciones y su versión sobre las acusaciones, tampoco es periodismo.

 

       Todas las equivocadas acciones anteriores venidas de un bisoño aprendiz de periodista lo descartan como tal ¿Qué se puede decir cuando esos imperdonables errores los comete, nada más ni nada menos quien ostenta el cargo, no solo de editor o editora de un diario sino, peor aún, el cargo de una cátedra de periodismo en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí?

 

¿Qué les está enseñando a sus pobres e inocentes alumnos?

 

                          ADRIANA OCHOA ES A QUIEN ME REFIERO.

       En dos de sus columnas dominicales más recientes se refiere Adriana a la situación de aparente corrupción en la administración del gobernador Fernando Toranzo, aludiendo que es precisamente el gobernador quien personalmente colocó en la nómina gubernamental a dos amigas, sin el beneficio para el contribuyente de que ninguna de las dos trabaje para justificar el salario.

 

        La incompetencia periodística de Adriana, (por milésima ocasión, por cierto), le impide ir más allá de la repetición de un chisme, su pereza física y mental también le impiden, de menos, ordenar a alguno de sus igualmente ineptos reporteros a investigar, cuando menos, la posible existencia de las damas en cuestión.

 

       La primera ocasión que Adriana hizo referencia de ellas fue la columna con fecha del 15 de febrero, que en parte decía: “Hay dos personajes de la administración torancista que son todo un reto a las auditorías: han cobrado en gobierno, han tenido cargos, pero de su trabajo ni idea. Se sabe de su existencia por los propios colaboradores de Toranzo que han tratado a estas dos damas, cuya nica cualidad es ser ‘muy amigas del doctor’. Lo más sorprendente es que a ambas se les atribuye residencia en los Estados Unidos […] ‘Peggy Jaramillo’ fue a dar a Sedarh como encargada del programa de comercialización del amaranto, cuando el cultivo y aprovechamiento de esta planta se volvió prédica de la política social torancista. La colaboradora era tema en la dependencia porque el secretario Héctor Rodríguez Castro tuvo que apechugar que la impusieran en sus terrenos”… “Se solicitó a Sedarh las funciones y ubicación de ‘Peggy’, pero contestaron que no estaba en su nómina. ‘Le pagan por afuera, no en Sedarh’, explicaron trabajadores. De Jaramillo y las barritas de amaranto en eventos del góber, no se supo más”… El otro caso dejó más rastro público: se trata de Bella López, a quien el gobernador colocó en el Instituto de Atención al Migrante pero no le fue posible sostenerla porque la norma interna exige un título de licenciatura y la señora no lo tenía. La retiraron como ‘baja voluntaria’, pero no (la bajaron) de la nómina, fue posible ubicarla en documentos de la Secretaría de Gobierno bajo contrato y sueldo… Su conexión con los Toranzo es por el alojamiento en EU de un hijo estudiante (en la casa de Bella)…digno de destacar es el privilegio de que ‘Le guardan los cheques porque se tarda meses en venir a San Luis’ ”.

 

         Ustedes lo leyeron, Adriana solo repite que “dicen”, que “explican”, “se refieren”… pero que ella hubiera buscado a cualquiera de las dos, o investigado los números de cheques, las cantidades, los cargos que ocupan, declaraciones directas y nombres de los funcionarios que Adriana pudo haber interrogado. Nada.

 

                                 ADRIANA CONTINÚA “DENUNCIANDO”

       En la columna del domingo 22 de marzo, Adriana vuelve con sus etéreas denuncias: “Hace algunas ediciones hablábamos de un par de damas que se han hecho notorias en la administración de Toranzo porque cobran y gozan de buenos puestos, pero su desempeño no es rastreable en forma alguna. Las dos residen en Estados Unidos y gozan de la amistad de la pareja gubernamental. De ‘Peggy Jaramillo’, hay más datos…. Si se le busca como ‘Peggy Jaramillo’, en la Sedarh responden que no hay nadie en nómina con ese nombre, pero sí alguien llamada Gloria Peggyanne Sindajil Cabrera Castillo, con cargo de ‘director de área’, sin especificar de qué área […] no hay de ella disponibles curriculum ni constancia de nombramiento.  La ilustre funcionaria trae a su servicio un vehículo con chofer. Se supone que ha sido la encargada de aquel proyecto de hacer que los potosinos comieran amaranto tres veces al día, un programa ya arrumbado como otras tantas modas de este sexenio de la guayabera”.

 

                            NO HAY QUE REPETIR, HAY QUE COMPROBAR

       Hace más de 20 años que no voy a San Luis Potosí, desconozco lo que hay más allá de la antigua Diagonal Sur, o lo que hay pasando el Distribuidor Juárez, o si hay colonias mas allá de la iglesia de El Saucito; no conozco los parques Tangamanga.

 

        Aun así pude saber lo que Adriana ignora sobre las dos mujeres que menciona, pero como Bella fue mi amiga (dejó de serlo cuando por mi se conoció en SLP quien era ella cuando Toranzo la nombró directora del INAMES y di a conocer lo que ahora Adriana solo repite), voy a hablar específicamente de Peggy Jaramillo, o “Gloria Peggyanne Sindajil Cabrera Castillo”.

 

                                                 QUIEN ES PEGGY JARAMILLO

     No sé de donde viene tan kilométrico nombre, lo que si se es que, en Estados Unidos, Peggy tiene el nombre compuesto de Peggyanne. Radica en Dallas, fue fundadora y presidente de Su Casa San Luis en esa ciudad. De hecho, Peggy era la responsable del registro (obligatorio por ley estatal de Texas) de Tu Casa San Luis, con número de causante 32044361601, registrada a nombre de Gloria Peggyanne Jaramillo.

 

       El negocio de Gloria Peggyanne Jaramillo, antes de dedicarse a promover el amaranto, fue la venta de autos usados, en un tianguis de automóviles propiedad de un tal Luis de la Garza, Peggy rentaba espacio en el Mercado Auto Auction en Cockrell Hill Road (una calle en un poblado vecino a Dallas, Texas) junto a otros 70 vendedores de autos usados.

 

      La ascendente carrera política de Peggy Jaramillo se inició  con la creación de la asociación de inmigrantes potosinos fundada en Dallas por Peggy y otros interesados en ello. Lograron sus primeros contactos con el gobierno potosino durante la administración de Marcelo de los Santos, quien vio en ello una plataforma mas para elevar su ego de gobernador magnánimo, al grado de ayudarlos con fuertes cantidades de dinero para crear su sede, Tu Casa San Luis, en Dallas.

 

        Solo cabe adivinar cómo se inició el truculento negocio de la producción de amaranto, Adriana le puede preguntar eso a Cándido Ochoa Rojas, quien, como Secretario General de Gobierno, se reunió en múltiples ocasiones con Peggy para seguir alentando la producción, falsa o verdadera, del famoso amaranto.

 

                                         LO QUE IGNORA ADRIANA OCHOA

       El amaranto potosino se industrializa primordialmente en harina para la confección de panes, galletas, barras alimenticias y otros alimentos similares y fue, o era, distribuido generosamente en los desayunos escolares de todo el estado potosino. Se fabricaba, o se fabrica, en instalaciones de una procesadora de nombre “Forrajera Torrey”, domiciliada en el Kilometro 4 del Camino a Tepozán, municipio de Cerritos.

 

                     LA INEPTITUD TIENE NOMBRE: SE LLAMA ADRIANA OCHOA

       De acuerdo a los proyectos, para fines de 2013 se esperaba cultivar más de 250 hectáreas de amaranto, para una producción de 6 a 7 toneladas anuales de este cereal, dando trabajo a tantos trabajadores como para “eliminar le emigración”. Aquí sí que a la “periodista” Adriana Ochoa los arboles le impiden ver el bosque, si ella misma dice en su columna que “(el amaranto es) un programa ya arrumbado como otras tantas modas de este sexenio de la guayabera ¿Por qué no se asegura para si misma el Premio estatal de Periodismo con un gran reportaje sobre los millones y millones que el gobierno de Toranzo derrochó en el programa del amaranto?

 

                                 LA CONEXIÓN LUIS DE LA GARZA

       Ya mencioné a Luis de la Garza como amigo y socio de Peggy Jaramillo, solo que De la Garza no es potosino, pero si se benefició con viajes a SLP con todos los gastos pagados por el ex gobernador Marcelo de los Santos en más de tres ocasiones, y siempre acompañado del pseudo líder de los potosinos en Chicago, Frank de Ávila, quien también se ha beneficiado de miles de dólares de los últimos tres sexenios potosinos.

 

         Cuando Luis de la Garza acudió a la invitación del ex gobernador Marcelo de los Santos, los diarios, INCLUYENDO PULSO, publicaron fotos y notas sobre la visita, las notas presentaban a De la Garza como  “presidente de la cadena de televisión Tele América Spanish Network, de Dallas”, que no era cadena, solo compraba un par de horas en el canal 44 de Dallas y conseguía su propia publicidad, y ofreció al crédulo de Marcelo su “empresa” para “promocionar los atractivos naturales, culturales, sociales y económicos de San Luis Potosí”, a cambio de generoso chayote y viajes y hospedaje gratis en San Luis Potosí.

 

       Todos estos individuos son unos vulgares vividores, merecedores de prisión a perpetuidad. Gracias a mi oportuna intervención, con un desplegado en Pulso (que por cierto me costó 500 dólares), evité que Frank de Ávila se enriqueciera con 40 mil dólares que Marcelo le iba a entregar en Chicago ¡El mismo día que mi desplegado se publicó! El dinero era para el establecimiento (compra) de Casa San Luis en Chicago. Esta historia merece columna aparte.

 

        Luis de la Garza y Frank de Ávila (por cierto este un verdadero héroe potosino para los reporteros de Pulso) eran amigos inseparables, intercambiaban ideas brillantes para fraudes espectaculares. En Chicago Frank de Avila se apropió, junto a su esposa Nora Oranday y BELLA LÓPEZ,  ¡La Bella López protegida de Toranzo! del edificio y tesoros artísticos del Instituto Mexicano de Cultura Y Educación, robo y fraude que les redituó nada más ni nada menos que dos millones de dólares ¿Asi o más claro, Adriana Ochoa? Para entonces ya Frank de Ávila y su esposa se habían apoderado de 35 mil dólares que enviaron los gobernadores potosinos Sánchez Unzueta y Silva Nieto al Instituto Mexicano de Cultura y educación de Chicago.

Investiga Adriana, investiga, comprueba y corrobora.

 

             EL AMIGO Y SOCIO DE PEGGY JARAMILLO A PRISON POR 20 AÑOS

      Luis de la Garza no es un criminal común, obtuvo licenciatura en geología del Instituto Politécnico Nacional y maestría en Hidrogeología de la Universidad Nacional Autónoma de México. Trabajando en obras públicas en México alguna vez tuvo 600 trabajadores bajo su mando. Se casó y se mudó a Houston, Texas, fracasó  en su carrera por la barrera del idioma y fue un simple obrero, tras su divorcio se mudó a Dallas, donde se convirtió en vendedor de automóviles, se casó con su actual esposa Blanca Estrada, se envolvió en el tema migrante, compró tiempo en una televisora donde realizó entrevistas con diversas figuras políticas de los EE.UU. y México, obtuvo premios de la comunidad.

 

                                                   INCREDULIDAD

         En una reunión de la Coalición de Organizaciones Mexicanas de Dallas, Ana María Segovia no podía creer que Luis de la Garza fuera en realidad el hombre que el FBI acusaba del robo a 19 bancos del área de Dallas, mientras otros se alegraban de que "El arresto de Luis de la Garza coincide con la imagen y la reputación que adquirió entre muchos de nosotros que sabíamos que él no era una persona ética, que esta historia nos despierte y los inmigrantes seamos más escépticos y exigentes de las personas que tratan de presentarse como nuestros voceros y lideres".

 

           Luis de la Garza tenía un historial criminal, archivos de los juzgados federales detallan una demanda fincada en el 2000 en su contra por extorsión, presentada por 63 vendedores de automóviles, que rentaban espacio en el Mercado Auto Auction que operaba De la Garza en Cockrell Hill Road, sostenían que De la Garza les exigió 15 mil dólares a cada uno para renovar contratos y si no pagaban se tenían que ir. En 2005 se le acusó de evasión fiscal y se le ordenó pagar alrededor de 72 mil dólares al Servicio de Rentas Internas, al tiempo de su arresto tenía un caso pendiente por robo de casi 300 dólares en mercancía de una tienda Wal-Mart en Dallas.

 

           Su única defensora de su inocencia era Peggy Jaramillo, ex presidenta de Tu Casa San Luis en Texas. Ella lo considera, claro, "un gran líder".

 

          Fue condenado a 20 años el 17 de abril de 2014 y purga su condena en la Prisión Correccional Federal de Seagoville, una instalación de baja seguridad en Texas.

 

… Servida, Adriana Ochoa.

 

De nada.