Chicago, Lunes, 16 de Octubre de 2017
Oct.
16
2017

El Quehacer de la Palabra

LOS GRAVES ERRORES DEL IMPERFECTO PERIODISMO MEXICANO

Por Eric Muñiz de la Rosa

 

     En una situación similar a la que orilló la presente aclaración, el periodista Marco Lara Klahr escribió (¿o debo decir “describió”?) en su columna titulada “Boletineros” (http://nuestraaparenterendicion.com/index.php/blogs-nar/edad-meditica/item/1428-boletineros),  el error, más común que se comete en el periodismo mexicano.

    Así vemos que hasta en Aristegui Noticias (de aquí en adelante mencionada solo como AN) se comete tan lamentable omisión profesional, me refiero específicamente a la nota “Pase de charola” (abril 27, 2015), en la que se critica y condena un acto que según pinta dicha nota, es un claro ejemplo de corrupción que involucra al consulado de México.

     La sesgada, y totalmente parcial, nota de Aristegui Noticias llega al extremo de acusar que, palabras textuales: "la petición de patrocinios no es un método corrupto u oscuro, sino una práctica común".

      La nota señala que “El programa Sin Censura reveló cómo desde las oficinas del Consulado General de México en Chicago se gestionaron recursos para la celebración del Grito de Independencia, en septiembre del año pasado”.

     Como para efectos de entender el enredo que lleva a los lectores a formarse una idea equivocada de lo que realmente sucedió, sería muy largo reproducir aquí dicha nota, pido lean el enlace http://aristeguinoticias.com/2704/mexico/pase-de-charola-por-grito-de-independencia-agita-consulado-de-mexico-en-chicago/

     AN se concreta a repetir, ad verbatim, la versión enviada por el afectado en el asunto, sin darle al lector el beneficio periodístico de la imparcialidad, la veracidad y la objetividad, doblemente peor cuando el supuesto afectado es también un periodista mexicano radicado en Chicago, quien claramente relata los hechos de manera personal, o bien AN tomó la información de terceras personas sin darle la objetividad periodística que merece toda nota publicada.

     Tanto como periodista deseoso de que se practique alguna vez en México el periodismo verdadero, como por ser residente por más de 40 años en el área de la mencionada ciudad, me urge dar a conocer lo que hay detrás de lo publicado por AN.

     Para empezar nunca existió el “pase de charola”, como también sale sobrando que “ participaron al menos tres funcionarios del consulado, quienes solicitaron dinero a empresas de Chicago, a través de llamadas telefónicas y correos electrónicos”.

 

    Tampoco se trató de disfrazar los donativos como otorgados a otra institución que no fuera el consulado, como dolosamente lo hace creer AN. También es falso que a los donantes se les exigían donativos “hasta de 10 mil dólares”.  También es falso que “Humberto Martínez Pelayo, administrador del Consulado General de México en Chicago, enlista paquetes de publicidad, para anunciarse en el acto del Grito de Independencia, con costos que van desde los mil hasta los 15 mil dólares”.

    Se tiene la costumbre de imprimir folletos, tamaño invitación, que describen los diferentes patrocinios, que pueden ser descritos (y es un ejemplo) como “De Oro”, con la donación más alta; “De Plata” o “De Bronce”, con cantidades menores, describiendo, respectivamente, los beneficios o distinciones que recibirán durante los eventos los benefactores, de acuerdo al patrocinio que escojan.

    Y aquí va la explicación: Como entidad oficial auspiciadora del Grito de Independencia, el consulado mexicano carece del requisito legal de acopiar fondos para determinados gastos populares ¿Cuál es ese requisito legal?

   Veamos: Para obtener fondos a fundaciones, clubes, organizaciones populares, asociaciones o programas, los peticionarios deben contar con la certificación legal para la exención contributiva federal, conocida como 501(c)(3). Esto permite que quienes contribuyan puedan deducir de su declaración anual de ingresos la cantidad, o cantidades, que contribuyeron a los actos, caridades o festejos que hayan apoyado.

       La Certificación de Exención de impuestos 501(c)(3) se otorga únicamente a entidades sin fines de lucro, lo que incluye a organizaciones como, en el caso de los fondos al evento del consulado, el Museo Mexicano de Bellas Artes, por cierto el más grande de su tipo en los Estados Unidos.

    Dolosamente la nota de AN destaca la extracción priista del Cónsul Carlo Jiménez Macías, como si esto acentuara la supuesta corrupción que equivocadamente se le añade al “pase de charola”, como tilda AN una recaudación de fondos muy común en Estados Unidos, o hasta en México.

     Obviamente AN ignora que cónsules anteriores a Jiménez Macías también llevaron a cabo recaudaciones de la misma naturaleza y empleando exactamente los mismo medios.

    Obviamente también, AN ignora que uno de esos cónsules, también de extracción priista, Carlos Manuel Sada Solana, sentó el precedente de servir como cónsul durante la ADMINISTRACION PANISTA de Felipe Calderón.

    La Nota de AN es típica del “periodismo” mexicano, es más, no se sabe si es nota informativa, pues como tal, como lo demuestro, deja mucho que desear; como artículo carece de lo elementos más básicos de la investigación de datos y declaraciones o citas; y como columna hace atrevidas acusaciones que caen en la calidad de libeloo.

    Pero lo más condenable es que AN, en su ánimo de escribir notas sobre asuntos “controversiales”, ignora que el actor principal de este drama de ficción, Vicente Serrano, esta también en la anti periodística situación de conflicto de interés, peor aún, de intereses creados, pues sus “estudios” de audio, de transmisión y de grabación comparten espacio PRESTADO, en las oficinas de quien cometió el error de divulgar el audio que desató esta comedia de errores.

    Queriendo darle un viso extra de credibilidad al asunto, la nota de AN incluye al el columnista de La Jornada, Julio Hernández, quien, ajeno también al meollo del asunto, escribió en una de sus columnas exactamente lo mismo que menciona AN ¿Qué pueden escribir a una distancia de 3 mil kilómetros de lo acontecido?

    AN debe aclarar que el cónsul Jiménez Macías tampoco esta extorionando, o amenazando, con extorsionar a Vicente Serrano con 350 mil dólares. Es una demanda, cien por ciento legal, por algo que en México se ignora olímpicamente, el LIBELO. Algo que AN y Julio Hernández podrían enfrentar (hipotéticamente) por atreverse a publicar lo que han publicado sin el beneficio de lo mas importante en el periodismo, la IMPARCIALIDAD y la VERACIDAD.

    Obviamente vemos que Vicente Serrano, a pesar de vivir en Estados Unidos, y ser ciudadano de este país, no ha asimilado la verdadera cultura periodística que aquí se practica y prefiere sustituirla con el escándalo a la mexicana.