Chicago, Lunes, 16 de Octubre de 2017
Oct.
16
2017

Este no es periodista

LAS EXAGERACIONES EN UN CURRÍCULUM VITAE NO HACEN A NADIE PERIODISTA
Por Eric Muniz de la Rosa
En San Luis Potosí basta ser empleado de cualquier nivel o posición en un periódico para empezar a decir que se es periodista, para ser reportero no se requieren mayores conocimientos que el de copiar un boletín de prensa, añadirle frases para hacerle creer al lector que fueron declaraciones hechas al reportero, y firmar la “nota” con su nombre.
Aun siendo así, un reportero puede hacer una pregunta más o menos sensata en la rareza de que se encuentre en una conferencia de prensa, después de todo los reporteros ya están familiarizados con cierta clase de redacción, o de la fraseología que en ella se emplea. Pero que un caricaturista que por el hecho de dibujar monos en su casa, explotando el tema del día, y enviarlos por internet al diario se crea periodista, eso es más que fantasía.
Hay dos ejemplos clásicos de periodistas de fantasía, de uno escribiré la próxima vez; el otro es un tipo llamado Eduardo López Cruz, cuyo currículum aparece en internet (http://www.interapas.gob.mx/PDF/RELATOS.pdf) que más bien parece la sinopsis de una obra cómica,
Para “justificar” su oficio periodístico, Eduardo López Cruz empieza a decir que “estudió ciencias de la comunicación”, carrera que muchos optimistas consideran periodismo, es la carrera que escogen los que quieren un titulo facilito, o quienes no tuvieron cupo en otras escuelas. Luego menciona que su “trayectoria en el periodismo local inició en 1987, hasta 1989 como reportero de El Heraldo, ¡Menos de dos años y en el PEOR diario de San Luis Potosí! Luego tiene un lapso de dos años de “baquetón”, pues su currículum indica que fue hasta 1991 que se va a otro periódico de calidad similar a El Heraldo,  el Tribuna, en el que “trabaja” (sin sueldo) menos de un año. 
Cómicamente continua diciendo en su currículum que “En 1992 ‘INTERVIENE’ como caricaturista del programa Cartapacio del canal 9 local (donde creo que hasta se paga por trabajar ahí) y también ahí no dura ni un año, pues, de acuerdo a su currículum “en 1993 fue ‘reportero fundador del periódico San Luis Hoy’ ”, por cierto el diario más amarillista y, por ende, mas anti periodístico de San Luis Potosí, donde llega a la “jefatura de información”, hasta 1999, año en que, según se sabe, sale corriendo, enemistado con toda la planta de redacción.
En su currículum hay un vacio de más de tres años,  ya que hasta 2003 se convierte en ‘jefe de redacción’ del proyecto editorial Milenio San Luis”, un puesto de mentiritas, pues no se puede ser “jefe de redacción” de un diario que ni siquiera pasó de PROYECTO, pero él, de la manera más cómica, lo presume como su hubiera sido una realidad. Luego en su currículum sigue con sus orgasmos mentales al decir que fue “cronista urbano del canal 7”, un titulo obviamente inventado, y sin dar fechas, porque todo esto son fantasías.
Su larga historia de aprendiz de todo y oficial de nada la continúa con el puesto de “jefe de redacción de la revista Librevía, ‘desde 2004 a la fecha’ ”. La realidad es que nunca fue jefe de redacción de esa revista, y el puesto no pagaba un centavo. Ese puesto era de Sofía Padrón Quijano, a quien él forzó a salir de la revista, a base de majaderías, insultos y amenazas, Eduardo estuvo ahí solo dos o tres meses en la época en la que dicha revista salió a la calle impresa, además de que, como lo dije antes, el puesto era honorario, sin paga de ninguna clase. 
Su currículum termina con que es “miembro del equipo de comentaristas en el programa “Lengua larga” del Canal 13 local”, ¡Otro puesto que no paga! Y que grababan (o graban si todavía existe), en la sala de cualquier casa.
De todo lo anterior, en el único lugar donde devengó un sueldo, miserable por cierto, fue en San Luis Hoy. O sea que de los 27 años que abarca su currículum, solo devengó sueldo en los seis que trabajó para San Luis Hoy.
Entonces, ¿De qué ha vivido ese pretencioso? Aparte de “gorreársela” con los amigos, Eduardo López Cruz ha seguido la corrupta y anti periodística costumbre de vivir del chayote, además de que corruptos pseudo periodistas potosinos como él aprovechan la relativa facilidad de participar en el anti periodístico Premio Estatal de Periodismo, utilizando el nombre de medios de comunicación espurios, o haciéndose pasar como periodistas cuando no pasan de ser colaboradores temporales de tal o cual medio.
Así fue como este periodista de opereta se embolsó los premios de periodismo de los años 1993, 1995, 1997, 2000, 2006 y 2008, un concurso de periodismo tan rudimentario, que hasta reporteros inútiles como Martin Rodríguez lo han ganado.
¿Cómo se explica que en CUATRO años que, de acuerdo a su currículum no trabajó, Eduardo pudo participar en ese premio?
Así de triste es la historia de lo que en San Luis Potosí equivocadamente llaman periodismo.