Chicago, Lunes, 16 de Octubre de 2017
Oct.
16
2017

Inseguridad quien lleva ayuda a México

                                                              Balean a jóvenes que llevaban ayuda para afectados por sismo

            CIUDAD DE MÉXICO.- Un grupo de jóvenes voluntarios católicos fueron asaltados luego de que salieron de la Ciudad de México a bordo de tres camionetas pick-up para llevar ayuda a las comunidades de Oaxaca que resultaron afectadas por el sismo, acusó la Arquidiócesis Primada de México.
           Veintiseis hombres armados emboscaron una camioneta en la que se desplazaba el grupo de voluntarios hacia Juchitán, una de las poblaciones más afectadas por el sismo del 7 de septiembre. Balearon a uno de los jóvenes, otro fue golpeado y una chica abusada sexualmente.
          Dos hombres resultaron heridos de bala y una joven voluntaria fue violada cuando un grupo armado asaltó una caravana de una organización católica que llevaba ayuda para los damnificados del sismo del 7 de septiembre en el sureño estado mexicano de Oaxaca, informó la Arquidiócesis Católica de México.
          Los atacantes, un total de 26 hombres armados, emboscaron la camioneta del grupo el martes, dijo el servicio de prensa de la arquidiócesis. Carlos Arvizu, administrador de la fundación Papa Francisco Pro Felicitas, dijo que una persona fue baleada, otra golpeada y que una mujer fue violada.
          Abundó que, además, les robaron el contenido de los vehículos, sus teléfonos celulares y casi 40 mil pesos en efectivo que usarían para hacer más compras en Oaxaca.
           Carlos Arvizú, administrador de la fundación católica Papa Francisco Pro Felicitas A. C., quien llevó a cabo el acopio de víveres y encomendó a los jóvenes la labor, detalló que dos de los voluntarios de este grupo que se dirigía específicamente a Juchitán y Tehuantepec se encuentran hospitalizados.
        El primero debido a que las balas le perforaron algunas arterias y el segundo porque lo golpearon de una manera tan brutal que por poco le ocasionaban la muerte.
        Sólo quiero señalar que tuvimos que llamar a un grupo de empresarios que conocemos, quienes auxiliaron a los jóvenes y nos dijeron que se harían cargo de protegerlos", expuso.
          Arvizú externó su preocupación por otros jóvenes que partieron hacia el Estado de México y por quienes se encuentran en comunidades afectadas de Xochimilco.
        "Estamos muy tristes, hemos llorado de impotencia, tanto por los jóvenes lesionados como por la joven violada", declaró Arvizu. (AGENCIAS)