Chicago, Lunes, 18 de Diciembre de 2017
Dec.
18
2017

Nuggets de pollo con poca carne y muchos desperdicios

       Se ha hallado en los establecimientos de dos cadenas de comida rápida de Estados Unidos, que sus nuggets de pollo tienen poca carne y muchos desperdicios. Aproximadamente un 50-60% de los nuggets se componen de grasas, pieles, nervios, vasos sanguíneos… ¿de verdad os apetecen nuggets de elaboración industrial?
     Un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Mississippi (Estados Unidos), concluye que los nuggets de pollo que se comercializan en dos importantes cadenas de comida rápida, contienen sólo un 50% o un 40% de carne, el resto de los ingredientes está formado por desperdicios, grasas, pieles, tejido conectivo, fragmentos de huesos, nervios, vasos sanguíneos, etc.
     Dado que los nuggets se han convertido en uno de los productos preferidos por los estadounidense, el estudio tenía el propósito de determinar exactamente su composición y valores nutricionales. A la vista están los resultados de los estudios realizados a los productos de las dos cadenas de comida rápida, ofrecen nuggets de pollo con poca carne y muchos desperdicios. Los investigadores explican que aunque ya habían leído otros informes que apuntaban que los nuggets contenían poca carne, no esperaban que el contenido fuera tan reducido, manifiestan que están sorprendidos y sin embargo, se niegan a dar el nombre de las cadenas que comercializan el producto.
      Richard DeShazo, profesor de medicina, pediatría e inmunología de la mencionada universidad, además de principal investigador del estudio, explica que quiere crear conciencia y transmitir el mensaje de que la carne de pollo fresca es una excelente fuente de proteínas, pero los nuggets de pollo industriales no son para nada una opción saludable. El investigador explica que no son pocas las empresas que con la finalidad de sacar más rendimiento, añaden a una pequeña proporción de carne, un montón de desechos de los mismos animales, además de aditivos, saborizantes, etc.
     Estos saborizantes y aditivos son los responsables de que a pesar de que los nuggets estén compuestos casi principalmente por los desechos de las aves, resulten gustosos y del agrado de los comensales, especialmente de los niños. Richard DeShazo considera que estos nuggets son un subproducto del pollo con un alto contenido en grasas, sal, azúcar, aditivos… Nos sorprende que el investigador no quiera que se descarte el consumo de estos nuggets, explica que ocasionalmente se pueden consumir, pero… ¿se refiere a los nuggets de las dos cadenas de fast food o a todos los nuggets en general?. Nosotros sólo os recomendaremos disfrutar de unos nuggets caseros, que son muy fáciles de hacer, son naturales, nutritivo y están deliciosos.
     Volviendo al estudio, la composición del primer nugget de pollo analizado estaba formada por un 56% de grasas, un 25% de carbohidratos y un 19% de proteínas. El segundo nugget contenía un 58% de grasas, un 24% de carbohidratos y un 18% de proteínas. Algunas declaraciones del experto muestran la preocupación de que un alimento considerado una feunte de proteínas, sea tan rica en grasas, explica que este producto contribuye al aumento de la obesidad y por tanto a las enfermedades derivadas. Por ello invitan a los especialistas médicos a que informen y aconsejen a sus pacientes para que limiten la ingesta de los alimentos procesados, entre ellos los nuggets de pollo.
      Según leemos en Global Meat, los investigadores reconocen que el estudio es pequeño y que no necesariamente es representativo de los nuggets que se comercializan en todas las cadenas de comida rápida del país. Pues que quieren que les digamos, sería interesante que realizaran un estudio más amplio, y no sólo en Estados Unidos, somos conscientes de que son necesarios más controles de calidad en factorías alimentarias.
     De momento, dar a conocer el nombre de las dos cadenas de comida rápida sería un modo de obligar a que cambiaran la composición de este producto para que tuviera más calidad y resultara menos negativo para la salud su consumo. Y como explicábamos, dados los resultados de esta pequeña muestra, sería interesante profundizar un poco más y hacer un estudio que abarcara a todos los fast food (¿y los nuggets del supermercado?), poniendo nombre y apellidos a cada resultado. Está claro que seguimos estando desinformados y que hay mucho que hacer en la industria alimentaria.
    El estudio ha sido publicado en la revista científica The American Journal of Medicine, podéis conocer todos los detalles a través de este artículo (Pdf).