Chicago, Lunes, 16 de Octubre de 2017
Oct.
16
2017

TÍPICO DE TODO EL PERIODISMO POTOSINO, DATOS ESPURIOS, ANÓNIMOS Y NULA OBJETIVIDAD

Por Eric Muñiz de la Rosa

       Como si estuviera libre de los pecados que acusa, Adriana Ochoa, editora de los diarios Pulso, San Luis Hoy y Huasteca Hoy, suelta una serie de supuestos hechos a los que les faltó el periodístico requisito de la objetividad y la verdad aportando datos duros y no meros chismes sin nombres que parecen ser puras invenciones.

        En su columna La Cábala, (edición de Pulso del domingo 9 de mayo), suelta una sarta de nada sustentados ejemplos sobre la “engorda” de la nómina en la administración del gobernador Fernando Toranzo Fernández.

En toda su columna, esta supuesta periodista solo menciona supuestos casos de supuestos individuos en supuestos cargos en supuestas dependencias. Al final, todo queda en eso, en datos espurios que no tienen cabida en el periodismo verdadero.

      Inicia su insustancial perorata con el improbado caso de “el acomodo del hijo del director de un medio de comunicación en algún cargo de su dependencia, el que fuera, ‘a ver si así ya deja de madrearnos’ ”.

        Y con un golpe de pecho, como beata en olor de santidad, Adriana plasma en seguida—como jaculatoria—la frase: “Vaya política de medios”. Como si ella no fuese parte de esos pútridos medios que buscan acomodo para amigos, familiares o para sí misma en dependencias oficiales,.

La editora desoye la norma periodística de escribir objetivamente. “Sin objetividad, lo publicado es solo un chisme”, nos dice Siegfried Mandell en su libro de texto Periodismo Moderno (Modern Journalism).
¿Por qué no mencionó el nombre del director, del supuesto hijo y del diario?

       Soltando “borregos” como los que suelta Adriana en su columna, yo podría escribir—y publicar—que, quien acomodó a un hijo en alguna dependencia oficial fue “el más feo de los diputados”, y lo único que lograría es que en la próxima sesión los diputados se la pasaran comparándose unos con otros.

Adriana continua con sus improbados ejemplos con lo siguiente: “Un derrotado candidato a alcalde se ganó un puesto bien remunerado”. Pero ni da el nombre del “derrotado candidato”, ni dónde logró colocarse.

En el periodismo se le llama al pan, pan y al vino, vino. O se hace una denuncia clara, sin enigmas a despejar, o no se escribe nada, pues nada se logra con espejismos descritos a medias. En el periodismo no caben las suposiciones.

       Sin embargo, en su columna Adriana sigue con su verborrea de etéreas y fantasmagóricas acusaciones: “Otro personaje de los medios que encasquetó a tres o cuatro 'protegidas' en una secretaría y una docena de amigos en otras dependencias”.

      ¿Quién es ese otro personaje de los medios y quiénes son esas tres o cuatro protegidas y quiénes completan la docena de amigos? ¿Cuáles son las dependencias?

Otros referidos de Adriana se nos antojan igualmente simples y llanas mentiras, inventos, como lo siguiente: “La amiga inempleable y sin escolaridad pero relacionada ‘con gentes (sic) cercanas al doctor’, que agarró mando medio en un giro todavía incomprensible para ella, o la señora de algún nuevo don Chinguetas que de fregar pisos en su casa saltó a cargo directivo. Y otro sufrido secretario que le contaba a un amigo su pesar por la tarea de 'colocar' en su ministerio a tal o cual este personaje, cuál más cuestionado, cuál más impresentable o cuál más lastre, porque todos eran ‘compromisos de campaña’ ”.

       ¿Acaso, en su mente de supuesta editora, Adriana no se da cuenta que, aparte de que lo espurio es anti periodístico y que también no conduce a nada?

      Pero eso no es lo peor, lo peor es la cachaza de Adriana por “denunciar” la percibida corrupción en la administración de Fernando Toranzo cuando ELLA es parte de una peor corrupción. Aún peor, porque pretendiendo ser periodista, y ¡maestra de periodismo! falta de la manera más inmoral a los preceptos más sagrados del periodismo, más aún, haciéndolo de esta hipócrita manera.

      También hay que recordarle que ella es también parte indirecta del engorde de la nómina del gobierno, ya que su sueldo se le paga del chayote gigante de las gacetillas que “sus” tres diarios publican anti periodísticamente como notas, ya que sus diarios sin el chayote son insolventes, los tres diarios de Mival no podrían sostenerse con la única—inmoral, por cierto—publicidad que tienen, que es la que les pagan las prostitutas, prostíbulos y clínicas de abortos, que se anuncian descarada e inmoralmente en el diario San Luis Hoy.

      Que ella ha recibido miles, miles de pesos en “sobres de fin de año”, que ella ha aceptado anti éticas invitaciones a comer de gobernadores, que ha recibido miles de pesos en diversos contratos con el gobierno, que ella recibe “comisiones” de los negocios directos que ella hace con gobiernos para publicar esto o aquello.

¿Cuándo publicó ella algo sobre los ilegales regalos de plumas de lujo, trajes, despensas familiares y carteras que recibieron sus reporteros? Peor aún, después de hacerse público lo anterior ella no levantó un dedo para despedirlos ¡Siguen trabajando en Mival!

       Hipócritamente Adriana habla de una nómina obesa, cuando escribió  “las historias de los nuevos funcionarios del gobierno estatal ahí están, son reales”.

       Lean ustedes los agravantes insultos que esta moralista de pacotilla lanza a diestra y siniestra, eso si, rebotándole todos a ella y a sus subordinados: “padres que colocan a sus hijos galletones en empleos bien remunerados; esposos que gestionan 'acomodo' a sus semialfabetizadas esposas; Fouchés de huarache; Mata Haris de escote abracadabrante, manicure francés y hazañas en Facebook; lambiscones profesionales de baba espesa y pajarracos del más grosero plumaje en el aviario político".

      De repente, como que está describiendo a sus reporteros, pero más que nada a ella misma.

      Pero aún hay más, Adriana tuvo la cobardía de no mencionar nombres, quizás para evitar una pedrada furtiva en la vía pública, o ya de menos una mentada de madre, pero también hizo gala de su acostumbrada hipocresía al no admitir que muchos periodistas contribuyen a la engorda de la nómina.

       Y no solamente por el beneficio indirecto que muchos periodistas reciben del erario, sino también esos que reciben cheques como "aviadores" en muchas dependencias oficiales, empleados de sus mismos diarios, quepa la aclaración, pues a resultado de la grilla política potosina, nos dimos cuenta que el monero de Pulso, Alfredo Narváez Ochoa, pariente, por cierto de ella (Adriana Ochoa), es uno de ellos.

       Siguiendo con su hipocresía, dice Adriana en su columna que “duele el bolsillo, como contribuyente, en qué gastan el dinero organismos perfectamente prescindibles, sea por inútiles o por duplicidad de funciones. El contribuyente está harto de pagar los sueldos, altísimas prestaciones y aguinaldos de 90 días a una casta parasitaria cuyos méritos laborales o profesionales ni siquiera están claros”.

        ¿Parásitos? el burro hablando de orejas, ¿Acaso ella y sus subordinados no viven también del erario público por medio del chayote?

      Ya en otras ocasiones he escrito sobre estas metidas de pata de Adriana, ¿qué acaso no se da cuenta que ella y sus subordinados son parte del problema? Para criticar sus escritos de auto balazos, he empleado las frases “escupir para arriba”, “efecto bumerang” y “techo de cristal”.

(Nota adicional: Ya he preguntado con anterioridad ¿Cómo es posible que esta mujer, que obviamente no sabe ni un comino de lo que es periodismo sea MAESTRA de periodismo en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí?